educacion distancia
Educación

Los obstáculos de la educación a distancia

Hay muchas personas que se plantean estudiar a distancia: graduado en ESO, etapa escolar, título de bachillerato, una carrera universitaria, etc. Pero la educación a distancia no es tan sencilla como parece y no está hecha para cualquiera. Las personas que deciden “ponerse manos a la obra” por su cuenta, deben tener en cuenta que van a requerir de ciertas habilidades; principalmente dos.

Por un lado, necesitan ser constantes en su dedicación. Normalmente en este punto es donde se pierden ya la mayoría, empiezan fuerte: programaciones diarias, disfrutando del material, cuadernos ordenados y limpios,… pero la rutina termina por vencerlos y pronto se acaba ese buen ritmo. A un mes de los exámenes, sino menos, será cuando nos demos cuenta de que solos no podemos con todo.

Por otro lado, ser buenos autodidactas es un punto muy importante. Van a leer texto, teorías y se enfrentarán a ejercicios donde probablemente se atasquen. No rendirse en la búsqueda de la respuesta, consultar muchas fuentes y saber dónde encontrar el material será fundamental.

Aunque la institución de educación a distancia más conocida es la UNED, donde puedes estudiar la mayoría de las carreras universitarias teniendo que presentarte presencialmente sólo para los exámenes; pero ni es la única ni se dedica solamente a eso. También se encarga de hacer pruebas de acceso a la universidad española, por todo el mundo, para mayores de 25 años, mayores de 45 años y extranjeros.

Para obtener el graduado de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) o el título de Bachillerato (teniendo más de 18 años), siempre puedes matricularte para los exámenes y hacerte con los temarios para ser tu propio profesor.

Sin embargo, si eres menor de edad y por algún motivo tu residencia cambia con frecuencia, el Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia (CIDEAD) es tu centro de estudios. En este caso también se pueden encontrar deportistas de élite que dedican la mayor parte de sus horas diarias al entrenamiento; sin embargo, suelen estar matriculados en colegios especializados y tener un tutor personalizado.

Y llegamos al PERO. Porque además de ser una persona constante y buen autodidacta, hay más cosas que debes tener en cuenta:

  • Por lo general, los temarios son considerablemente más extensos que en las instituciones presenciales. Esto se debe a que intentan compensar la ausencia de la persona que explica los contenidos, con más explicaciones escritas. En algunas ocasiones, los temarios pueden llegar a ser más complejos. No debemos olvidar, que la figura del maestro existe por una razón; sino, todo el mundo estudiaría a distancia.
  • Los temarios no están tan actualizados como en la forma presencial. Por ejemplo, se siguen impartiendo conocimientos en 1º y 2º de bachillerato que ya no entran en la metodología presencia ni en EvAU (selectividad).
  • No existe la posibilidad, ni la facilidad, de resolver las dudas de manera inmediata. Los alumnos recurren a tutoriales y explicaciones que, si bien les pueden ayudar a entender algunos conceptos, no les sirven para presentarlos en los exámenes.
  • Los estudiantes no saben qué parte del temario tiene más importancia y cual menos.
  • Muchos recurren a cursos online masificados y poco personalizados, donde apenas solucionan ninguno de los problemas citados en los anteriores puntos.
  • Al final, el propio método en sí acaba resultando una excusa para abandonar los estudios.

Normalmente en llegados a este punto, todos recurren a algún centro externo para recibir el apoyo necesario y superar sus exámenes, aunque sea “raspando” y sin interiorizar nada. A pesar de que RMind se dedica a prestar ese apoyo, nuestra vocación nos obliga a aconsejaros: MATRICULAROS EN UN CENTRO PRESENCIAL.

Obviamente hay personas que por diferentes motivos: tiempo, familia, trabajo, etc.; no se lo pueden permitir. Si esta es tu situación, contáctanos. Nuestra experiencia con alumnos residentes en países como Estados Unidos, México, Chile o Inglaterra puede ayudarte. Te orientaremos académicamente en todo lo que necesites, desde la prueba/examen que mejor se ajusta a tus objetivos hasta a hacer los trámites que necesites. Te programaremos y proporcionaremos el material exacto para cada caso (ni más ni menos). En función de tu constancia y habilidad como autodidacta, seremos más unos tutores que te resuelven dudas puntuales y te ayudan a programarte o te explicaremos el temario. Te enfrentarás a simulacros de examen y podrás aprender de tus errores (si los tienes).

¡A por tus objetivos!

día de la mujer
Sociedad

Historia del Día Internacional de la Mujer

Bienvenidos a la historia del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, de cualquier mujer.

  • La Asamblea General de las Naciones Unidas declara que 1975 sería el Año Internacional de la Mujer. Reconocimiento a la Comisión Jurídica y Social de la mujer tras 25 años de trabajo.
  • 8 de marzo de 1875. Las mujeres que trabajaban en las fábricas textiles de la ciudad de Nueva York salen a las calles. Cientos de mujeres reclaman que cobran menos de la mitad de lo que lo hacen los hombres. La policía carga y 120 de ellas pierden la vida. Las mujeres responden fundando el primer sindicato femenino.
  • 8 de marzo de 1909. Mujeres de un partido socialista celebran el primer Día Nacional de la Mujer (EEUU). Se congregan más de 15.000 mujeres en una marcha en Nueva York. Exigen: reducción de la jornada laboral, mejores salarios y el derecho al voto.
  • 8 de marzo de 1910. Durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialista en Copenhague se designa el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. ¿El objetivo? Promover la igualdad de derechos, no conseguido a día de hoy.
  • 8 de marzo del mismo año, 1910. En España, bajo una real ordenanza, se aprueba el acceso a la universidad en igualdad de condiciones.
  • 8 de marzo de 1911. Primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora (oficial). A pesar de ello, algunos países (Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza) lo celebran el 19. Seis días después, el 25 de marzo, un incendio en Nueva York acaba con la vida de 140 mujeres. La presión social para cambiar la legislación y obtener condiciones más igualitarias aumenta.

Hasta aquí, el DERECHO A LA VIDA se da por supuesto.

  • Nochevieja 2018-2019. Romina Celeste Núñez Rodríguez (28 años) desaparece. Su marido es detenido el 13 de enero, tras intervenir una llamada en la que explica cómo se deshizo del cadáver. Maltratador habitual. Lanzarote.
  • 3 de enero de 2019. Rebeca Alexandra Cadete (26 años) es asesinada por su novio. Cantabria.
  • 12 de enero de 2019. Leonor Muñoz González (47 años) muere apuñalada por su expareja en presencia de su hijo de 16 años. Málaga.
  • 15 de enero de 2019. Tras tres días ingresada en el hospital muere la mujer de 95 años que fue agredida por su marido con el que vivía en una residencia. León.
  • 17 de enero de 2019. Rebeca Santamalia Cancer (47 años) es degollada por su compañero sentimental, quien había pasado 14 años en la cárcel por haber matado a su mujer en 2003 con 11 tiros de una escopeta de caza y haber escondido su cadáver. Zaragoza.
  • 26 de enero de 2019. Rosa Romero Rueda (69 años) asesinada por su marido a golpes con el mango del hacha. Sevilla.
  • 30 de enero de 2019. Kelly (17 años) es golpeada y degollada por su novio. Tarragona.
  • 3 de febrero de 2019. Rosa Mª (60 años) muere a golpes a manos de su pareja. Tenerife.
  • 8 de febrero de 2019. Daría Oliva Luna (20 años) había desaparecido en octubre de 2017. Su novio la apuñaló, descuartizó y guardó su cuerpo en un arcón.
  • 9 de febrero de 2019. Sheila Chazarra Moyano (29 años) es golpeada y degollada. Deja 5 hijos menores de edad, incluido un bebé de 3 meses.

Podríamos seguir, sólo estábamos enumerando víctimas mortales. No afecta la edad, la comunidad autónoma, el nivel económico,…

También se daba por hecho que LA MUJER NO ES UN OBJETO NI PROPIEDAD. En este punto podríamos hacer un listado con las agresiones sexuales: la primera sería… Nochevieja 18/19. Un joven de 16 años viola a una menor de 14 años. ¿La segunda? Madrugada del 1 de enero de 2019. Una joven de 19 años es violada por cuatro jóvenes de 19, 21, 22 y 24 años. Uno de ellos ya con antecedentes de violencia de género y abusos sexuales a una menor. ETC.

En el campo de las agresiones muchas se nos escaparían porque no son noticia, porque se encubren, porque no se denuncian,… ¿Y el acoso? Si nos vamos al acoso en el trabajo o áreas similares, prácticamente no encontraríamos noticias.

Y volveríamos al punto de diferencias salariales, discriminación en los puestos de trabajo,… ¿Podéis encontrar casos con nombres y apellidos en periódicos? Nos llevará un buen rato, si es que encontramos algo. Sin embargo, los datos y las investigaciones muestran que existen (en todos los países).

¿Y todavía hay gente que se pregunta por qué hace falta el Día Internacional de la Mujer Trabajadora?

Que algunas personas, realmente influyentes en la sociedad confunda violencia doméstica (aquella que ocurre en el ‘domo’, en el hogar, independientemente de quién la ejerza sobre quien: madre sobre hijo, nieto sobre abuelo, etc.) y violencia de género (aquella que se da contra la mujer por el hecho de serlo, ya sea en casa, en el trabajo o en la calle) muestra que todavía queda mucho trabajo por hacer. El hecho de que, por ser mujeres, esas personas hayan muerto es el más claro indicio de que NO HAY IGUALDAD y que el Día Internacional de la Mujer sigue siendo necesario.

¿Más hechos? No puede ser que cuando una mujer denuncia una agresión se oigan comentarios como “es que iba sola”, “así vestida lo estaba buscando”, “era una calientap*****”, “lo estaba pidiendo a gritos”, etc. Los estereotipos que giran alrededor de la mujer y alrededor del hombre no les ayudan ni a ellas ni a ellos. Luchar por la igualdad, todavía es necesario.

Sin duda esto no es justo para nadie, ni mujeres ni hombres. Todos debemos cuidarnos, todos. Debemos informarnos, cuidar nuestro lenguaje, procurar no dejarnos llevar por los medios de comunicación y apoyar a la sociedad a cambiar aquellas cosas que mantienen la brecha entre hombres y mujeres.