Ciencia, Educación, Historia, Uncategorized

50 años de un sueño cumplido

“Es un pequeño paso para el hombre; un gran salto para la humanidad”, una simple frase de un astronauta que plasmó el gran avance que supuso para la humanidad el día 20 de julio de 1969. Hace ya medio siglo que se cumplió el sueño que tod@ niñ@ ha tenido alguna vez al mirar un cielo nocturno donde destacaba ella, nuestra Luna. 50 años han pasado desde que el Apolo XI consiguió alunizar y Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins hicieron su sueño (y el nuestro) realidad, a pesar de tener terribles precedentes con los fracasos que se habían cobrado las vidas de compañeros suyos en anteriores misiones del Apolo. Ellos y un gran equipo incasable de la Nasa demostraron que el ser humano es capaz de conseguir cualquier reto que se proponga, con esfuerzo, creatividad y empeño.

¿Qué avances desencadenó este acontecimiento y en general, el programa Apolo?

– El sistema de refrigeración de los trajes espaciales Actualmente esta tecnología se aplica tanto en el ámbito deportivo (pilotos de carreras) como en el tecnológico (técnicos de reactores nucleares) y médico (enfermos de esclerosis múltiple).

– Los desfibriladores para personas con ritmos cardiacos anormales.

– La tela ignífuga, desarrollada a partir del desastre del Apolo I donde un incendio acabó con la vida de 3 astronautas. A día de hoy la usan desde bomberos a soldados.

– Las mantas isotérmicas empleadas por los servicios de emergencia.

– Las máquinas de diálisis renal. Estas máquinas fueron desarrolladas a partir de un proceso de eliminación de toxinas imprescindible para los astronautas.

– La purificación del agua sin cloro, ahora empleada para eliminar virus y bacterias

– La mejora de herramientas inalámbricas (Black and Decker saca la primera aspiradora sin cables ese mismo año).

– La mejora de las zapatillas deportivas.

¿Una última curiosidad? Las comunicaciones entre Houston y el Apolo XI pasaban a través del Centro de comunicación español NASCOM, en Robledo de Chavela, a tan solo 50 km de Madrid.

¿Y solo hablamos de tecnología? No. 10 meses después del famoso alunizaje se celebró el primer Día de la Tierra y empezó a tomar algo de importancia el movimiento por la concienciación de la destrucción que estaba causando el ser humano en su propio hábitat. ¿Fue esto suficiente? Evidentemente no. Si pusiéramos el mismo empeño en inculcar el respecto al medioambiente (gracias al cual comemos, bebemos y nos surtimos de materias primas para absolutamente todo lo que usamos en nuestro día a día) como en transmitir conocimientos aplicados en la mejora tecnológica, tendríamos un mundo mejor. Aprendamos de nuestros errores, concienciémonos de que esta no es solo nuestra casa, si no la de las generaciones de nuestros hijos, nietos, bisnietos, tataranietos,… y apliquemos el famoso refrán “No muerdas la mano que te da de comer”. Ser mejor persona no cuesta tanto, ¿te apuntas al nuevo reto lunar?