manipulan
Sociedad

¿Te manipulan?

Quien nos manipule mejor, es el vencedor. Podemos hablar de comercios, productos, políticos, nuestra pareja e, incluso, religiones. De momento, no hace falta hablar de quién dice la verdad y quién no, porque la cuestión es que les creemos igual. Es un hecho, te manipulan.

Sin embargo, no tiene la misma repercusión que nos manipule un comercio y acabemos comprando una aspiradora que no necesitamos, a vernos con una hipoteca a la que no podemos hacer frente; no es lo mismo que intentemos comprar algo online y sea una estafa, a que los partidos políticos (todos) prometan “el oro y el moro” y que luego huyan con el dinero público de todos. Y si nos preguntamos cómo llegan a nosotros la mayor fuente de manipulación por excelencia, por encima de todas la demás: los medios de comunicación.

En este punto sólo os podemos decir que TODOS somos manipulados y es erróneo pensar que no es así. ¿Qué no? Aquellos que hayáis respondido a nuestra encuesta en Instagram os habréis dado cuenta de que hay muchas de las preguntas, están simplemente, en nuestro conocimiento general (no hemos querido entrar, en esta ocasión, en discursos políticos y publicidad engañosa; eso lo dejamos para nuestro taller). Aquí os dejamos las respuestas a la encuesta:

  • “Napoleón era bajo”. En comparación con los de su época, estaba por encima de la media en estatura y, a pesar de todo, eso se dice de él. Si la gente os responde que es en comparación con la estatura actual, entonces el Papa Pío VI, Carlos IV o Fernando VII también lo eran bastante bajos.
  • “Aceite en la pasta para que no se pegue”. En realidad, lo que evita que se pegue es que la remuevas y la calidad de la pasta. Podéis encontrar recetas en las que os aseguran que la sal evita que se peguen, pero en todas las recetas os dicen que… remováis.
  • “Tres Reyes Magos”. Un tema que en Madrid ha creado polémica, ¿verdad Cayetana Álvarez de Toledo?… bueno, en ningún lado de la Biblia sale que fuesen tres, tampoco se les llama reyes, ni se menciona sus nombres y ni si quiera se indica que fuesen varones. Si queréis encontrar la fuente de “tres” y sus nombres, tenéis que acudir a los evangelios apócrifos (a grandes rasgos, son textos que no han sido aceptados en los libros sagrados), específicamente al Evangelio de la Infancia de Tomás, del siglo II. Por no aparecer en los textos bíblicos reconocidos por la Iglesia, no aparecen ni siquiera las famosas figuras del buey y la mula.
  • “La Gran Muralla China se ve desde el espacio”. Ninguna estructura humana es visible desde la órbita, pero se pueden ver ciudades iluminadas por la noche.
  • “Benjamin Franklin, presidente de los EEUU”. Nunca lo fue, pero se le considera uno de los padres fundadores del país. Fue presidente de Pensilvania, entre otros cargos.
  • “Los primeros seres humanos convivieron con los dinosaurios”. Casi casi… sólo nos separaron 64 millones de años.
  • “¿El casco con cuernos pertenece a los vikingos?” No. Los cascos con cuernos fueron creados por un diseñador de vestuario en una ópera de Wagner en el siglo XIX.
  • “Los toros odian el rojo o les atrae y por eso atacan”. Perciben los movimientos del paño del torero como una amenaza sea del color que sea; de hecho, no es hasta comienzos de 1700 cuando se empieza a emplear este color. Investigaciones formales a este respecto, ninguna; pero ha sido sometido a prueba en varios programas televisivos.

Si nos vamos al campo de las noticias, son muchísimos los ejemplos de noticias fake que nos llueven cada día y que, algunas, han sido causa de guerras. En este post, sólo vamos a mencionar una como ejemplo (pero NINGÚN político se libra): todos recordamos cuando Bush afirmó que había armas de destrucción masiva en Irak y usó este hecho para invadir todo un país. Ahí ya hubo manipulación, pero ¿cuántos recuerdan que Aznar hizo lo mismo? En una entrevista en 2003, el entonces presidente afirmó: «Puede estar usted seguro y todas personas que nos ven. Estoy diciendo la verdad» (cuatro años después reconoció haber estado equivocado). Si nos ponemos a buscar, podemos encontrar manipulaciones similares de todos los políticos, de izquierdas o derechas. ¿Aún crees que puedes identificar cuándo te están manipulando? Pincha en el siguiente enlace y sigue intentándolo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-38026197

Cuando nos manipulan o persuaden entrar en juego muchas variables: la fuente, el mensaje, el receptor y el contexto. De manera un poco más concreta podemos decir que influye si el tema nos interesa, nuestro conocimiento sobre el mismo, si nos parece atractiva la persona que lo presenta y la relación que nos una a ella (si nos lo pide una amigo, las cosas cambian), la autoridad de la persona que emite el mensaje (¿recuerdan las batas blancas en los anuncios?) si tenemos la capacidad para conseguirlo (ya hablemos de dinero o porque esté en “nuestra mano”), si procesamos esa información por la ruta central o por la periférica, si percibimos que lo necesitamos (ya sea real o no dicha percepción), etc. Y así podríamos seguir con la lista.

¿Nos podemos hacer inmunes a la persuasión? Posiblemente no, pero podemos disminuir las probabilidades de que ocurra desarrollando nuestra capacidad crítica y nuestra resistencia.

¿Quieres aprender y mejorar tu resistencia? Aprender las técnicas que usan los vendedores, cómo nos afecta el cómo nos pidan las cosas, las rutas por las que procesamos la información, casos de publicidad subliminal, etc. ¡¡Escríbenos y apúntate a nuestro taller!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *