Blog

¿Qué es la educación?

La educación es al más que aprender matemáticas y sacar buenas notas en el colegio. La educación habla de valores como la moral, la responsabilidad, la inteligencia emocional, los límites, el autocuidado y muchos más.

Hoy en día, en Centro de Estudios RMind, nos encontramos con alumnos de más de 18 años que están repitiendo cursos de bachillerato con suspensos acumulados de varios años y donde la respuesta de los padres y madres es “A ver qué dice mi hij@, que decida”. Entonces, nos damos cuenta al hablar con esos estudiantes y esas familias que no ha habido una educación continuada en responsabilidad ni en límites, por ejemplo. Si no les hemos enseñado desde pequeños a colocar sus juguetes, a dejar su ropa sucia en el sitio acordado, a estirar su cama, a recoger la mesa, a limpiar su cuarto,… Si no hemos ido entrenando esa destreza, ¿cómo podemos esperar que de repente con 20 años se hagan responsables de su futuro? En realidad, esto se ha visto claramente con la COVID. Un sistema “helicóptero” que no ha dotado de responsabilidad, motivación y autonomía a sus estudiantes durante décadas, de repente, esperaba que ellos mismos tomaran la dirección de su vida académica.

En España, como en otros países, la educación ha ido casi desapareciendo, ha quedado en un plano abstracto sin figuras responsables que desarrollen todas esas destrezas que son transversales en todas las sociedades, culturas y edades. No podemos seguir confundiendo enseñanza académica con educación de calidad.

La educación de calidad

La educación de calidad es un derecho fundamental que debemos proteger entre todos para evitar su manipulación por intereses políticos. Quizás en países desarrollados y con regímenes democráticos no sea tan visible su uso por intereses partidistas, pero todos somos conscientes de la necesidad de cambio en un modelo en el que hay que cambiar los papeles en la importancia de memorizar por la de razonar. Por supuesto, también debemos ser conscientes de donde venimos y donde no nos queremos quedar, ya que la COVID ha fomentado una bajada en el nivel de exigencia que no debe ser una referencia en cuanto a fijar, cada vez, unos umbrales más laxos. Nadie quiere fomentar alumnos vagos y conformistas, pero hay que tener cuidado para no ir por ese camino.

La educación por el mundo

Ejemplos peligrosos

En cuanto a la educación por el mundo, esta necesita más protección que nunca. Estamos viendo como Rusia crea la asignatura “Conversaciones sobre cosas importantes” para inculcar a sus alumnos la justificación inaceptable de la guerra de Ucrania. Este es un claro ejemplo de la manipulación de la educación en “pseudodemocracias” donde es el gobierno el que, según sus intereses, utiliza la educación para alienar a la población, creando odio y fomentando futuros enfrentamientos entre países. Debemos recordar que la educación es justamente todo lo opuesto, porque con los conocimientos y valores que se enseñan, los alumnos aprenden a dialogar para buscar soluciones pacíficas a conflictos y no para resolverlos por la imposición de la fuerza. La inteligencia es opuesta a la violencia.

Otro ejemplo muy polémico es la utilización de la educación en casa o homeschooling en EEUU para evitar que los hijos reciban valores con los que las familias no están de acuerdo. A pesar de la defensa estadounidense a ultranza de la libertad por encima de todo, esta forma de enseñanza se acaba convirtiendo en muchos casos en una forma de alienación ultrareligiosa. Los principios básicos de convivencia, respeto al prójimo independientemente de su raza, sexualidad o credo, de la necesidad de la protección medioambiental, de la educación científica sin fakes… se saltan a la torera por familias con creencias que imponen a sus hijos sin darles la oportunidad de una verdadera educación en libertad donde ellos mismos puedan elegir qué creer y qué ser el día de mañana.

Ejemplos a seguir

Si nos vamos al lado opuesto, nos encontramos con el gran ejemplo de Costa Rica, país en el que la abolición de ejército en 1948 propició una enorme inversión de dinero en la educación pública, siendo las etapas obligatorias accesibles y gratuitas a todos los alumnos costarricenses. Gracias a esto, Costa Rica destaca por tener uno de los mayores índices de alfabetización (un 97%, por encima de Portugal), cobertura educativa y gasto público de América Latina, siendo el país más destacado en Centroamérica.

La protección de la educación es fundamental en todo el mundo para tener los mejores ciudadanos con capacidad crítica que sepan construir el mejor futuro que nos puede deparar. Si sabemos educar a los ciudadanos del mañana crearemos un mundo mejor, justo y en paz.

Deja una respuesta